carrito

No hay productos en tu bolsa

Mostrando 0 Articulos
Mostrar todos
TotalS/. 0.00
proceder al pago

¿Qué es un árbol genealógico?

Es un cuadro en forma de árbol que muestra nuestros orígenes y descendencia familiar. El tamaño del árbol depende de la cantidad de personas en la familia, puede ser pequeño o grande. No todos los miembros de la familia que componen un árbol genealógico son personas cercanas a uno, lo importante es saber que todos, sin excepción, somos parte de un árbol. Único como tú.

Lo más probable es que no sepas dónde nació tu bisabuelo o cómo era su vida cuando tenía tu edad. Quizás, has heredado la creatividad de tu tatarabuela o el sentido del humor de tu tío. Puede ser muy divertido investigar sobre tus familiares: sus historias de amor, aventuras, viajes, actividades, etc. Esa información, podría revelar mucho de ti. ¿Y si tienen más cosas en común de lo que creías? ¡Te invitamos a averiguarlo!

¿Cómo hacerlo?

* FOTOS O NOMBRES: coloca las características personales debajo de cada persona que pertenezca a tu familia: lugar de nacimiento, hobby, comida preferida, superhéroe favorito, lo que sea!

* SPY TIME: Siéntate a conversar con ellos sobre los recuerdos más bonitos de su historia. Entrevista a tus papás, abuelos, abuelas, tíos, tías, primos y empieza a investigar.

  • 1

    Pregúntales sus pasiones y fortalezas. El fútbol puede ser un deporte común y hasta ser hinchas del mismo equipo.

  • 2

    Saca los álbumes de fotos y mira detalladamente. Quizás descubras que tu nariz es idéntica a la de tu tía y q ue sacaste las cejas de tu bisabuelo o los ojos de tu abuelita. La genética es sorprendente.

  • 3

    ¿Y si tu tía abuela se llamaba como tú y por eso te pusieron así? ¿Sabes por qué?

  • 4

    Averigua los lugares de nacimiento ¡Podrías hacer un mapa!

  • 5

    Pregunta si guardan algún objeto especial de sus familiares. ¿Por qué se lo quedaron? ¿Les hace recordar un momento memorable?

  • 6

    Hablemos del carácter y la personalidad. Sí, esa paciencia y buen humor, puede que sean cortesía de alguien más.

¿Cuándo realizarlos?

Pueden ser parte de tu rutina diaria, al levantarte o acostarte. Conviértelos en un hábito, no solo cuando la situación lo amerite. Así, conectarás la sensación de fortaleza con el cerebro y quedará grabada.

Reflexión final:

No importa si no conociste a tus abuelos, heredaste mucho de ellos y valorar tus raíces permitirá conocerte y fortalecer tu autoestima. Recuerda, las familias perfectas NO EXISTEN. Siempre habrán problemas, lo importante es reconocerlos como oportunidades para ser mejores personas porque te ayudarán a reinventarte, mejorar y avanzar.

Conocer tu historia te ayuda a crear tu presente. Nosotras avanzamos entre errores y aciertos, que nos ayudan a mejorar cada día ¡No te juzgues! Acéptate, compréndete y valórate. Pero sobretodo, conócete.

Fuente: Ximena Maurial, psicóloga especializada en temas de autoestima.

Sabemos que el lenguaje no verbal puede decir más que mil palabras, no dejes que delaten tus emociones. Descubre cómo afrontar situaciones incómodas con ejercicios para sentirte segura.

LEER MÀS
Cargando...