carrito

No hay productos en tu bolsa

Mostrando 0 Articulos
Mostrar todos
TotalS/. 0.00
proceder al pago

Algunas situaciones nos hacen sentir inseguras, como pasar vergüenza, exponer frente a mucha gente sin sentirte preparada o el miedo a fracasar en nuevas experiencias. En ellas, tiendes a encoger los hombros, mirar hacia abajo y tus movimientos se vuelven rígidos. Solo piensas: trágame tierra. Estas situaciones generan hormonas que favorecen el temido estrés. Por eso, recuperarte toma tiempo, como si el cuerpo y corazón quedaran resentidos.

Por el contrario, cuando te sientes segura y confiada, todo tu cuerpo siente comodidad. Si estás emocionada por la entrevista en tu trabajo soñado, tendrás la voz modulada, una mirada directa y tus movimientos serán libres. Un grito de alegría siempre es acompañado de brazos abiertos o saltos, ¡eres más flexible! 

Y si no me crees, ¡créele a la ciencia! Amy Cuddy, psicóloga social de Harvard, investigó cómo las posiciones del cuerpo, no solo transmiten información a los demás, sino que influyen poderosamente en nuestras emociones.

¿Cómo sacarle provecho a nuestra postura?

Amy, propone ejercicios para afrontar situaciones de estrés, que muchas personas ya están realizando con éxito. Lo importante es repetirlas, porque así vas fortaleciendo tu autoestima. Se llaman posturas de poder y toman solo dos minutos para invadir al cerebro con una sensación de seguridad.

¿Cuáles son las posturas de poder?

  • 1
    Mujer Maravilla:

    Haz la clásica pose de nuestra heroína favorita. Párate recta y lleva las manos a la cintura hundiendo la barriga. Siente la energía en el centro de tu cuerpo, siéntete fuerte y poderosa por dos minutos.

  • 2
    Hear me ROAR:

    Saca la leona que hay en ti, parándote frente a una mesa con las manos apoyadas e inclínate hacia adelante, como si estuvieras defendiendo a tus crías de un depredador. Mira fijamente hacia adelante por dos minutos. Nadie puede contigo.

  • 3
    Campeona:

    Has ganado una carrera en las olimpiadas, párate recta, levanta los brazos y saca el pecho de orgullo. Quédate quieta por dos minutos mientras escuchas los aplausos.

  • 4
    Inmutable:

    Párate recta contra la pared. Imagina que estás pegada a ella. Deslízate hacia abajo sin despegar la espalda, de tal manera que tus piernas se doblen 45 grados. Quédate en esa postura dos minutos, siente la fuerza de tu espalda y abdomen.

¿Cuándo realizarlos?

Pueden ser parte de tu rutina diaria, al levantarte o acostarte. Conviértelos en un hábito, no solo cuando la situación lo amerite. Así, conectarás la sensación de fortaleza con el cerebro y quedará grabada.

Consejos finales

  • 1
    La práctica hace al maestro:

    Al inicio se sentirá extraño intentarlo, pero después sentirás mucha seguridad y lo utilizarás siempre.

  • 2
    Juntas es mejor

    Con amigas todo es divertido, enséñales estas posturas de poder y ayúdalas a fortalecer su autoestima.

  • 3
    ¡Crea!:

    Inventa posturas que te hagan sentir poderosa. Un día puedes tener la seguridad de Beyonce en el escenario y otro levantar la copa #1 como Serena Williams al ganar un torneo importante.

  • 4
    Inmutable:

    Párate recta contra la pared. Imagina que estás pegada a ella. Deslízate hacia abajo sin despegar la espalda, de tal manera que tus piernas se doblen 45 grados. Quédate en esa postura dos minutos, siente la fuerza de tu espalda y abdomen.

Fuente: Ximena Maurial, psicóloga especializada en temas de autoestima

Descubre por qué pintar mandalas puede ayudarte a dejar de lado tus preocupaciones y conectarte con tu esencia. Diviértete mientras expresas tu creatividad ¡Colorea tus sentimientos y empieza a crear!

LEER MÀS
Cargando...